derf.com.ar    Lecturas hoy: 164914


"Se terminó la democracia !!!"



     




Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

TECNOLOGíA


El próximo éxito de Netflix es argentino



Fecha: 20/10/2018   07:18  |  Cantidad de Lecturas: 653

El destacado director y guionista Lucas Vivo repasa su carrera, los cambios en la industria de la TV y su filosofía de trabajo en Navajo Films




 
Lucas Vivo, director y guionista de Navajo Films, es uno de los más destacados del momento. A juzgar por la humildad que transmiten sus palabras, asume con naturalidad el crecimiento de su productora y los buenos comentarios sobre “Pacto de Sangre”, desarrollada en Brasil. Pero este presente no se explica sin sus inicios dentro de la industria. Acá tenés parte de su historia y filosofía.
 
E.I.: ¿Cómo fueron los momentos previos a Navajo Films?
LUCAS VIVO: Empecé en el 98 en Much Music. Tuve una pasantía en la que hice asistencia de producción. Y me fui quedando dentro del canal. En su momento, la gerente me invitó a que, si quería, fuera DJ o que hiciera una prueba de cámara para ver si podía conducir un programa. Hice una prueba. Terminé quedando como DJ. Conduje “Flow” y después “Flow Extremo” (en el que también producía). Me fui haciendo una relación con el mundo de los medios desde los 17 años. Sobre el final de esa época, me salí de Much Music, luego de estar trabajando 3 ó 4 años.
 
¿Qué siguió?
Había tenido una idea de un programa de hip-hop y todo ese segmento musical que no tenía lugar en la televisión argentina, en cable. Hicimos “De klan”. Ese programa lo produje de forma independiente con mi primera productora. Fue mi primer laburo fuera de un canal como productor. A partir de ahí, fue cuestión de la inercia de lo que se había generado. Tuve productora desde los 21 años. La primera se llamó “Delmota”, después “Dharma” y luego “Navajo”.
 
Navajo Films se fundó formalmente en 2008. A diez años de eso, ¿cómo valoras su desarrollo?
Un crecimiento enorme. El sueño siempre fue estar en proyectos que fuesen más de ficción. Por suerte, pudimos empezar a trabajar en esa línea. Nos pone muy orgullosos haber hecho las dos temporadas de “Psiconautas”. En el caso de “Pacto de Sangre” trabajé con otra productora pero básicamente también es la idea. Sale desde acá, desde Coghlan, donde trabajo. El objetivo era estar en la ficción y después dar el paso al cine, que es lo próximo que tengo en mente. Tengo un guión que me encanta como ópera prima y primer proyecto cinematográfico de Navajo. Estoy contento. Hago lo que me gusta.
 
¿Qué cambió en la industria durante esos 10 años?
La industria de la televisión argentina es un sistema cerrado. Laburan muy pocos. Lo que siento que cambió en la industria, en general, es que el mercado audiovisual se empezó a expandir con la entrada de las OTT (over-the-top, servicio de libre transmisión). Ahora están llegando más, ya está Netflix produciendo original acá, en la región en general, con Argentina, Brasil y México como los principales focos. Su entrada (las de las OTT) hace que crezca la demanda y al haber más demanda, si tenés buenos proyectos, buenas ideas, las posibilidades de trabajar aumentan. Nosotros tenemos la filosofía de ser una productora que trabaja para la región. Navajo es el vehículo con el que me muevo, pero la idea no es pensar únicamente en Argentina, aunque me encanta porque hay un nivel de talento increíble.
 
¿Cómo fue la conceptualización de “Pacto de sangre” (ya disponible en Netflix)?
Yo básicamente estoy pensando y leyendo muchas cosas siempre. En este caso fue particular, porque me levante de una pesadilla que había tenido. Estaba hundiéndome en el barro de la selva y tenía cadáveres que se estaban cayendo para abajo conmigo. Con eso me desperté. A partir de ahí, con esa idea, se me ocurrió la premisa: un periodista que fabricaba noticias para aumentar su raiting. Y las noticias eran, por lo general, asesinatos. Mandaba a matar gente para llegar primero con las cámaras de su programa y siempre tenía una noticia caliente, en el tono amarillista. Era una herramienta de poder para ir creciendo como figura mediática. Fueron tres meses de desarrollo.
 
¿Por qué el interés por los bajos mundos?
Es una realidad con la que crecí toda mi vida. Conozco los bajos mundos como conozco comer en una mesa con el CEO de una compañía. Entonces, es parte de la realidad en la que vivimos en Latinoamérica. Eso lo ves cuando viajás. En el caso mío, soy muy viajero de aventura, de buscar olas en diferentes lugares. Vas recorriendo y conociendo gente de toda clase y color. Los bajos mundo siempre me resultaron atractivos, quizá porque yo no pertenecía ahí y me generaron la adrenalina de encontrar una manera de ser uno más.
 
¿Qué aprendiste de la sociedad brasileña durante el rodaje (en 2016)?
Es un pueblo muy alegre, independientemente de la coyuntura política. Tienen buena predisposición, por lo general. Hay muchos buenos profesionales, gente muy comprometida con la profesión y dispuesta a laburar ese medio metro más para que las cosas salgan bien. Siempre fui muy bien recibido. Parte de mi familia vive ahí. Tengo una relación histórica con Brasil. Desde muy chico viajo  para allá. Es un pueblo increíble y es siempre un placer trabajar ahí.
 
¿Cuáles con los elementos clave para armar un buen equipo de trabajo?
Tenés que conocer muy bien el proyector. Saber cuáles son las necesidades que tiene el proyecto y, en el caso de cuando liderás un proyecto, el primer paso es ser un buen técnico y poder armar bien el equipo, entendiendo las necesidades y especificaciones del proyecto. Si das ese primer paso bien, el resto es mucho esfuerzo, perseverancia, sacrificio, y siempre tener la cabeza muy abierta a recibir ideas nuevas y flexibles para que algunas cosas cambien: no hay que ser rígidos. Estamos laburando con material creativo, que tiene la condición de ser muy maleable. Hay que tener esa cintura.
 
¿Cómo son las sensaciones que experimentas cuando surfeas?
Con poner un pie en el agua y estar esperando que venga la serie de olas es simplemente una sensación de libertad y una concentración que te abstrae de cualquier otra cosa que pueda estar pasando por tu cabeza. El surf es lo más parecido a la meditación que yo conozco y tiene el premio de ser un deporte: cuando salís del agua salis cansado y te sentís bárbaro.
 
Si tuviéramos esta entrevista en 2028, ¿de qué temas crees que estaríamos hablando?
Estaríamos hablando de más series y de ya un par de películas, aunque sea una o dos.
 


Fuente:  20 de Octubre de 2018 (El Intransigente)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados